¡Durísima Quebrantahuesos 2010!

 

Todos los diarios y prensa especializada no han ahorrado en calificativos:

 

Ciclismo a fondo: "Una de las ediciones mas exigentes..."

Heraldo de Aragón:  "El mal tiempo marca la Quebrantahuesos"

Diario del Alto Aragón: "Día infernal para los valientes"

 

Perfil

 

Como en otras ocasiones el Club Ciclista Rivas dejo huella en esta XX edición de la Quebrantahuesos 2010.

Bonito sábado por la mañana, Sabiñánigo soleado y temperatura ideal para la práctica del ciclismo, una pena que en la zona francesa nos esperaba una ducha intensa de unos 120Km. Las previsiones eran claras, en las zonas de alta montaña y parte pirenaica francesa agua para todos.
 
Con el enorme jaleo de la salida no hubo forma de salir agrupados ni vernos en ningún momento del recorrido, Pedro, Miguel y Juan Carlos están listos para darlo todo. Llevan preparando la Quebranta toda la temporada y por fin están en el comienzo de  esta XX edición que sería toda una aventura.
 
Escucho el petardo de salida, a continuación se escucha como todo el mundo engancha uno de sus pies en el pedal automático, clack, clack, clack, pero no se mueve nada, pasados unos 9 minutos empezamos a movernos y por fin vemos el arco de salida con las alfombras de control de tiempos, pib, pib, pib.
 
Nos damos una vuelta por Sabiñánigo, el público esta entregado, son nuestros amigos y familias que nos animan. El personal en general tiene prisas y van lanzados como en todas las marchas. El Portalet hará justicia sin duda con muchos de ellos.
 
Pongo un ritmo bueno, quizás en algún momento un poco exigente y voy saltando de grupo en grupo, no me acabo de encontrar comodo en ninguno de ellos o van muy rapido o van muy lentos. Esta prueba para un cicloturista se afronta en modo diesel, sin gastar mucho ni poco, se busca el equilibrio para hacer el mejor tiempo posible pero sin morir encima de la bicicleta.
 
Pasamos Jaca y en pocos kilómetros empezamos la ascensión del Somport, antes de llegar a Canfranc empieza a chispear y vemos compañeros que van de bajada en plena retirada. En Canfranc Estación la cosa continúa un poco mas negra y se puede ver Mordor al fondo, al cual nos dirigimos como masocas. La gente empieza a parar para ponerse el chubasquero, otros se dan la vuelta directamente, yo prefiero esperar a llegar a la frontera para ponerlo justo antes de empezar la bajada. Me replanteo el ponerlo o no a la altura del Hotel Santa Cristina, ya llueve de verdad y con ganas, pero continuo sin parar un instante.
 
Entramos en la estación de Candanchu, la niebla y la lluvia son intensas, nada mas coronar pongo el pie a tierra y me pongo mi chaqueta Sportfull Hot Pack para afrontar la bajada. "Menudo apaño para un día como el de hoy".
 
Empiezo la bajada algo agarrotado, los pies se me encharcan en 1 minuto y ya estoy completamente chorreando agua por todas partes, parece que por lo menos voy calentito con la chaqueta. Las piernas empiezan a sentir calor de la crema calentadora que reacciona con el agua, un efecto desconocido para mí. Las curvas peligrosas están perfectamente señalizas con algún voluntario que a base de bandera roja y silbato nos alerta del peligro. Estos tíos se merecen un 10. Termino la parte mas técnica y lenta de la bajada, se han sumado los peores factores, niebla, lluvia y frio. Perdemos un montón de tiempo en este tramo inicial.
 
En ningún momento pienso en abandonar, voy calado pero calentito y con ganas de bicicleta que es lo mas importante. Nos hemos aclimatado a la ducha constante sin problemas, vamos camino del Col de Marie Blanque, el terreno es favorable y dentro de las posibilidades voy saltando de grupo en grupo. Algunos compañeros están en un estado calamitoso, tiritando, parados dentro de los túneles con los brazos cruzados intentando calentarse. En ese momento valoras tu equipo mas que nada y no te arrepientes de cargar con él.
 
Me doy cuenta de que no paro de pasar gente y a mí no me pasa nadie, miro para atrás y veo una larga fila a mi rueda... Ahora por ti y luego por mí. Total, si voy a rueda me ponen la cara perdida de agua todo el rato. Van pasando los kilómetros y por fin aparece el cartel de Col de Marie Blanque, nos salimos a la derecha de la carretera y comenzamos el puerto. La primera parte se hace cómoda, alguno bromea con la distancia del puerto "faltan 20km para la cima", alguno siente una envidia sana al ver a dos pescadores con un chubasquero de pies a cabeza, disfrutando de un entorno precioso y sin calarse hasta los huesos. Que duro es ser ciclista.
 
Comienza la parte dura perfectamente señalizada, 4km para la cima, esto parece un velatorio, nadie habla, solo se escuchan soplidos. 3km para la cima, pues si, parece que se hace durillo esto ¿falta mucho para el cartel de 2km? Se ve una danza coordinada de ponerse un ratito en pie y otro sentado. 2km para la cima, no hay descanso que pueda aliviar las piernas, el tiempo pasa lentamente. 1km para la cima, se escucha un chasquido de un árbol que cae en la cuneta, menos mal que solo era una rama grande, uff, por que poco. Los gritos de algunos que animan nos hacen intuir que estamos a punto de coronar, porque la cima no se ve con tanta niebla y lluvia. Por fin pasamos la cima, tenían razón no es de morirte pero es duro de verdad.
 
La bajada no es muy técnica y vamos avanzado hacia el Portalet, el plato fuerte del día. Mis cacharras están vacías y necesito repostar. Cuando llego al avituallamiento, me como un plátano, lleno las cacharras y me marcho lo mas rápido posible para no perder tiempo. Empiezo a notar que estoy completamente calado, a pesar de abrir la chaqueta en la subida el sudor y la lluvia han penetrado por todo el cuerpo. Por lo menos está caliente, menos da una piedra.
 
Al terminar la bajada me acoplo a un grupo que por fin lleva un ritmo bueno para mí y aprovecho para chupar rueda. Esta vez lo de chupar rueda es muy real, salpica que da gusto, lo noto en el paladar. Voy detrás de dos alemanes que andan que da gusto, menudos tiarros. Comenzamos a subir el Portalet y el ritmo es muy bueno, cadencia perfecta y fuerzas a tope. Dejamos a toda la grupeta los alemanes y yo. Al rato se paran y continúo la subida solo, una pena, parecían buena rueda para la bajada, pero para eso falta mucho todavía. Los kilómetros pasan muy rápido y llegamos a la presa de Artouste, mitad de puerto. Las fuerzas continúan intactas y continuamos a todo tren, no dejo de pasar gente. Faltan 5 km para coronar y empiezo a notar que las fuerzas flojean, bajo el ritmo para llegar a la cima sin tener que pasar calamidades, los alemanes me pasan sin piedad y no les puedo seguir, otra vez será. Esperaba ver mas gente en la parte alta, pero este clima hace que solo unos pocos valientes animen bajo las mantas y los toldos que se han montado. Algunos toman cervezas y chuletas a la plancha. Que profesionales tienen un generador eléctrico para la plancha.
 
Estoy en el último km, por fin llega el buen tiempo y podremos comer algo agusto para recuperar en la bajada antes de llegar a la Hoz de Jaca. Uff, que marrón, empiezo la bajada y mis manos están heladas y acalambradas, para colmo las zapatas se han desgastado tanto durante la etapa que no frenan casi nada. Noto que me la estoy jugando por primera vez en el día, empiezo a calentar brazos y manos, la cosa va mejorando por fin hace buen tiempo, no llueve y suben unos grados la temperatura. Cuando me doy cuenta estoy en el desvío de la Hoz y no he comido nada de nada. Me noto flojo y empiezo a intuir que el tío del mazo me puede asaltar en cualquier momento. Sin perder un momento me meto una barrita y esperemos no llegar tarde.
 
Hoz de Jaca 
 
Bueno, como en todas las marchas cuando uno está cerca de la meta nunca parece llegar. Que emboscada esto de la Hoz, es una cosa insignificante pero con casi 200 Km en las piernas, duele.
 
Parece que la barrita ha llegado a tiempo, me encuentro un poco mas recuperado y aprieto a tope con otro chaval para hacer el mejor tiempo posible en meta, nadie nos da un relevo, por fin entra un tercero, pero se pasa tres pueblos y le dejamos marchar. Da palos, no relevos.
 
Por fin vemos Sabiñánigo, con sol radiante y un poco de aire para terminar de secarnos. En unos minutos atravesamos la meta, misión cumplida.
 
Tiempos:
Nombre
Velocidad media Tiempo MB Tiempo HJ
Tiempo Total
Pedro
27,81 km/h
3:45:41
 6:51:597:22:20
Miguel Angel
27,63 km/h
 3:53:40 6:55:39 7:25:10
Juan Carlos
27,37 km/h
 3:56:38 6:59:38 7:29:24