Tock, Tock, Tórtola que te duermes. Abro la puerta y allí esta Miguel L. completamente equipado, solo le falta el casco. No hombre, no, estoy terminando de ponerme el traje de luces, ya sabes que un ciclista en un día como hoy parece un torero. Crema para badana, pies, solar, aceite calentador, la tirita de la nariz...  
 
En dos minutos estoy desayunando mi arroz con leche, plátano y una tostadita. El resto empieza a retirarse para perder unos cuantos gramos y no necesitar paradas técnicas. Finalmente ya estamos en los coches con destino a Cabezón de la Sal. Las condiciones son ideales para la práctica del ciclismo, 14 ºC, sin viento y sol.
 
El toro loco del soplao
 

Sobre las 7:30 de la mañana estábamos ya por Cabezón de la Sal, todo transcurría dentro de la normalidad. Salimos estupendamente, unos con mas prisa que otros.

 

Nacho M.

 

En un puente que se estrechaba frenazo general y con tan buena suerte que le metí la rueda delantera a uno en sus piñones, se me rajo la cubierta y me di un buen culetazo. Cuando vi los cortes *¿!#***¡ En un primer momento pensé en retirarme, finalmente espere a que pasaran los 1090 participantes, los coches de asistencia, ambulancias, motos, "se me hizo interminable" y por fin llego el coche de asistencia mecánica y me cambiaron la cubierta. Perdí más de 30 minutos y me remontaron hasta la cola del pelotón, que era un tipo medio cojo que en 30 minutos llego a la salida de Cabezón de la Sal, por lo cual mi gozo en un pozo. Me puse en modo remontada, el pulsometro siempre al 80-95% y me di un paliza tremenda remontando sin parar, según pasaban los minutos me dolía cada vez más el culo y los riñones de la caída.

 

Juan Carlos T

 

Mientras tanto otros apretaban todo lo que podian para no perder comba, han perdido una gran rueda pero hay muchos watios concentrados en los componentes del C.C.Rivas que van en cabeza.

 

Pedro D M. y Miguel A.

 

Por fin llegue a la altura de Ignacio M. “El de Riaza” en el Km 56 un poco antes del primer avituallamiento de Pesues, continué hasta alcanzar a Juan Carlos M. en el Km 82 que me comento que Miguel L. estaba cerca, que Pedro De M. y Miguel A. habían pinchado... Todo alegrías, en unos 2km pille a Miguel L. antes de coronar Ozalva y bajamos hasta el siguiente avituallamiento km 98 Puente Nansa donde estaban Pedro De M. y Miguel A. Ya estamos todos reunidos menos Nacho M. Pedro me comenta que ha pinchado ¡Los 2 tubulares!

 

Juan Carlos M.

 

Tras unos minutos en el avituallamiento me empieza a molestar mas el golpe y decido continuar a mi ritmo para no quedarme frio, en unos minutos se me unen Pedro De M. y Miguel A., subimos juntos Carmona tranquilamente y en el tránsito hacia la Palombera Miguel A. ¡pincha de nuevo! Paramos y nos ponemos a reparar, Miguel A. me dice que continúe porque no estoy muy fino de dolores y me marcho con Miguel L. que acababa de llegar a nuestro punto.

 

Miguel L.

 

Miguel L. y Juan Carlos T. llegamos al primer avituallamiento de la Palombera y por fin en la ambulancia me pusieron Reflex por todo mi trasero y los riñones. Continuamos la subida a la Palombera con un club de Ermua,  Miguel L. se quedo al 60% del puerto más o menos. Como ya me daba igual el tiempo en meta, subía tranquilo esperando a Pedro De M. y Miguel A., de cachondeo con el grupo subiendo, vimos a los típicos aficionados al ciclismo con su mesa de camping pegándose la comilona, les grite, ¡No tendréis unas chuletitas de sobra! Y en ese momento se levanta Manolo Sainz con un bocadillo, vamos chavales tomar un bocadillo, nos quedamos todos bocas.

 

Una vez coronado baje hacia Reinosa en un buen grupo. Como siempre no quería tirar nadie, faltan 74 km hasta Cabezón de la Sal, estoy extrañado de que Pedro De M. y Miguel A. no me han pillado subiendo el puerto dado que el Reflex ayuda pero no hace milagros y tenía algunas molestias. Bajamos hasta el último puerto de San Cipriano, entre los pocos que tiramos del grupo hicimos buenas migas y decidimos firmar un pacto de no agresión para la última subida del día.

 

Juan Carlos T.

 

Venia un tal “Canario” que es el mismo del año pasado con el que subí San Cipriano y pillamos a Javier B. en lo alto del puerto. El tío se acordaba perfectamente, me dijo, si es verdad que pillamos a tu colega que estaba petado arriba del puerto. jejeje

El caso es que subimos el puerto a trote cochinero para que nadie se quedara de la grupeta, un par de ellos intentaron marcharse y ante el abucheo generalizado aflojaron y se pusieron nuevamente a rueda. Empezamos a pasar por todos los pueblos llegando a Cabezón de la Sal y dependiendo del pueblo pasaba en primer lugar el componente de la grupeta que pasaba la puerta de su casa, por cierto fueron unos cuantos y la familia, vecinos y amigos aplaudían a rabiar.

Finalmente llegamos a Cabezón de la Sal y la gente se comporto de forma profesional dejando los primeros puestos a los que tiramos bajando todo el camino.

 

En un rato llegaron Pedro y Arista el cual pincho otra vez y reparo el fondo de llanta con un trozo del embase de un gel de PowerBar…

 

Reposo del Guerrero

 

Un año más ¡EL INFIERNO CANTABRO TRIUNFA!