Durante la temporada 2011, los socios del C. C. Rivas han participado en eventos de distintas modalidades de ciclismo: marchas de carretera y montaña, carreras en línea y circuito, brevets de gran fondo, incluso duatlon y triatlon.

Menudo madrugón nos tuvimos que pegar el sábado. A las 7:00h ya estábamos en el coche Alfredo y yo para dirigirnos a Colmenar de Oreja. Llegamos a eso de las 7:45h y ya empezamos a palpar el ambiente de estos eventos. Había bastante gente pululando por las inmediaciones de la salida, algunos daban “miedo” parecían David Jones y la tripulación del Holandés Errante, había alguno que llevaba garfio y loro. Cumplimos con los trámites de rigor recogiendo los chips y los obsequios de la organización y nos dispusimos a preparar las bicis y a calentar un poco por las calles aledañas, encontrándonos con Miguel y Jesús también calentando.

Un año más nos dimos cita en la meca del cicloturismo español, la Quebrantahuesos, Miguel L., Jose Antonio S., Jose C., Pedro De M. y Juan Carlos T. Lo primero que hicimos nada más llegar a Sabiñanigo fue tomar fuerzas para lo que nos espera al día siguiente y nos metimos un buen menú asador compuesto de: migas, ensalada, tortilla de bacalao y pimientos verdes, chuletón a la brasa, postre, botella de agua y sidra ¿Qué pensáis?¿Que Miguel L. y Juan Carlos T. pasan hambre? Jajaja, estamos chupaditos pero comemos sin miedo a las calorías. No todo es dar pedales, es más, solo venimos a este tipo de eventos por las comilonas que nos damos.
Tras un Triatlón Sprint por la mañana, en el que finalicé 10º, llegaba el momento que ya llevaba unos cuantos días esperando, el Triatlón por Relevos. Mi equipo lo formaban Jose Luis C., que haría el sector de ciclismo, Jose Antonio M. que haría la carrera a pie y Guillermo E. que haría el sector de natación (Yo mismo). No me encontraba del todo a tope (cosa que no les dije, pero llevaba desde el triatlón de por la mañana con dolor de tripa, pero no había hueco para debilidades).
Tock, Tock, Tórtola que te duermes. Abro la puerta y allí esta Miguel L. completamente equipado, solo le falta el casco. No hombre, no, estoy terminando de ponerme el traje de luces, ya sabes que un ciclista en un día como hoy parece un torero. Crema para badana, pies, solar, aceite calentador, la tirita de la nariz...  
 
En dos minutos estoy desayunando mi arroz con leche, plátano y una tostadita. El resto empieza a retirarse para perder unos cuantos gramos y no necesitar paradas técnicas. Finalmente ya estamos en los coches con destino a Cabezón de la Sal. Las condiciones son ideales para la práctica del ciclismo, 14 ºC, sin viento y sol.
 
El toro loco del soplao
 

Página 3 de 10